7.26.2017

Más allá de la 18ª Conferencia EMDR Europa


Este mes se ha celebrado en Barcelona la 18th EMDR Europe Conference. Se trata de un evento europeo anual que reúne a profesionales del área del EMDR. En esta ocasión EMDR España fue la anfitriona y en esta edición acudieron terapeutas -psicólogos y psiquiatras- de todos los continentes.


Es importante recordar que el lema de esta Conference propuesto por EMDR-España ha sido EMDR, La psicoterapia del siglo XXI" y cabe decir que este enunciado, más que un emblema es la visión de que tenemos los terapeutas EMDR en relación a que este abordaje terapéutico nos permite llegar al fondo de la cuestión. Así pues no se trata de efectuar una terapia de carácter dialéctico ni una terapia conversadora ni, por supuesto, una terapia inacabable. EMDR va al grano y resuelve de tal manera que en 2013 la OMS aconsejó el abordaje EMDR para tratar a niños, adolescentes y adultos con trastorno de estrés postraumático.

No deberíamos olvidar que el EMDR no implica una descripción detallada del evento traumático por parte del paciente ya que este trauma se procesa por medio de las emociones, cogniciones y sensaciones corporales que la experiencia traumática provoca en el paciente. Por este motivo en EMDR tenemos tan presente el riesgo que supone la retraumatización que puede darse cuando la terapia, al no estar tan estructurada como lo está el protocolo de abordaje EMDR, puede ir repitiendo y reabriendo el suceso doloroso que marcó al paciente en su momento.

Así las cosas entendemos la importancia capital de que el terapeuta esté formado en trauma ya que en caso contrario al no poder reconocerlo, tampoco puede abordarlo adecuadamente.

Y referente a los traumas, podríamos decir que haberlos, haylos, en el sentido de que este término abarca desde aquella experiencia impactante hasta el malvivir de una infancia triste o no tenida en cuenta o simplemente ignorada i desdibujada como perdida en un limbo.
Hoy día, gracias a los avances en neurobiología, informática y técnicas radiológicas avanzadas podemos constatar la evolución que efectúan las  estructuras cerebrales que se veían afectadas por el trauma. Así pues en el campo de EMDR existe considerable investigación que nos demuestra como el cerebro por vía de una abordaje terapéutico adecuado puede ir sanando.

EMDR cuenta con  una importante evidencia empírica 

A destacar la intervenciones de Ana Gómez, Andrew Moskowitz y Martin Teicher.

Ana Gómez y un grupo de compañeros EMDR

Precisamente el Dr.Martin Teicher en la conferencia inaugural de este último Congreso Europeo y en su workshop posterior nos habló magistralmente de la  relación a los últimos hallazgos -de su departamento en Harvard- entre el tipo de abuso sufrido en la infancia y sus secuelas en la edad adulta. Según sus investigaciones, la exposición a la adversidad infantil aumenta notablemente el riesgo de desarrollar alteraciones  del estado de ánimo, ansiedad, personalidad, abuso de sustancias y trastornos psicóticos. Los estudios sugieren que las secuelas clínicas pueden provocar, al menos en parte, efectos adversos duraderos sobre el desarrollo cerebral. Generalmente, la aparición temprana y la mayor duración del abuso se han asociado con mayores cambios cerebrales, pero esto puede ser una simplificación excesiva. Una hipótesis alternativa es que las regiones cerebrales sensibles al estrés tienen sus propios períodos sensibles únicos (o ventanas de vulnerabilidad) a los efectos del estrés temprano. Además, algunas de las consecuencias adversas de la exposición al estrés temprano pueden permanecer ocultas hasta que se desenmascaran por sucesos maduracionales posteriores. Se revisaron las investigaciones para destacar los efectos del abuso infantil sobre el desarrollo del hipocampo, los tractos de materia blanca y las regiones corticales. Se presentó evidencia identificando los períodos sensibles cuando las regiones específicas del cerebro son más vulnerables a los efectos del estrés temprano. Además, se presentaron resultados que demuestran que los sistemas sensoriales y las vías que transmiten la experiencia adversa del abuso son selectivamente orientados por el tipo de abuso experimentado.

Dr.Teicher

Realmente cuando atendemos conferencias de este nivel nos damos cuenta de la importancia que tiene la inversión en investigación para poder ir avanzando en conocimiento y, consecuentemente, en aplicación terapéutica.


En esta edición,  el Premio David Servan-Schreiber viajó hasta tierras gallegas ya que fue concedido a nuestra compañera Dolores Mosquera.
Dolores Mosquera recibiendo el David Servan-Schreiber Award

La Conference EMDR de Barcelona nos brindó la oportunidad de saber más en relación a temas tan dispares como, entre otros, el trauma en los adultos y en los niños; También versó sobre  trauma y  apego, y, por supuesto que abordó el trauma y la disociación. También se debatió en relación al EMDR y el rendimiento máximo o el trabajo EMDR en los sueños, contando también con intervenciones centradas en depresión , psicosis, ansiedad, trastorno bipolar, duelo, vergüenza, las problemáticas de fertilidad, etc.


La próxima Conference tendrá lugar el verano de 2018 en Francia,  concretamente en Strasbourg. Mientras esperamos poder reunirnos una vez más para seguir aprendiendo y compartiendo, aquí os dejo un interesante artículo de EMDR publicado recientemente.

5.07.2017

Calentando motores EMDR en Barcelona. La previa a 18th EMDR Europe Conference.


El pasado 5 de mayo, en el COPC de Barcelona nos reunimos un numeroso grupo de colegiados con afán por compartir conocimientos, intereses, novedades en el área del abordaje terapéutico EMDR. Esta vez, aprovechando los últimos avances en comunicación, decidimos transmitir el acto completo vía streaming o sea que además de los asistentes presenciales contábamos con los colegiados que decidieron seguir las ponencias desde las otras sedes del COPC o, cómodamente, desde sus domicilios y/o consultas.

La iniciativa de ese acto formativo surgió de la mano del Grupo de Trabajo en EMDR del COPC que viene reuniéndose y trabajando en Barcelona desde 2015, año en que se creó esta maravillosa sinergia de comunicación y trabajo personal/grupal.

Considero importante destacar el esfuerzo colectivo y personal que entraña una iniciativa de este tipo. Así pues, no sólo hay que agradecer a los compañeros que en esta ocasión compartieron sus conocimientos con los asistentes sino que es fundamental destacar el trabajo interno no visible que existe tras las bambalinas por parte de compañer@s que en este caso no intervinieron pero que sí lo hicieron anteriormente y seguirán haciéndolo en otras ocasiones.

Esta vez se decidió abrir el acto con la conferencia de la psiquiatra Anabel González "Trauma, regulación emocional y EMDR" y cabe decir que su intervención fue muy enriquecedora para los profesionales del EMDR y como no, también para los asistentes que acudieron al acto para saber más en relación a EMDR. Ni que decir tiene que esperamos con gran interés la formación que nos ofrecerá Anabel en el próximo congreso de Barcelona -info-

Anabel González y Walter Lupo




A continuación siguió la mesa redonda compuesta en esta ocasión por los psicólogos Roser Batalla, Walter Lupo, Sandra Nogués e Isabel Coch.

Roser Batalla nos habló de cómo tratar a la población infantil con EMDR mientras que Walter Lupo disertó en relación a EMDR y el trastorno mental grave haciendo hincapié en las investigaciones que se han llevado a cabo en trastorno bipolar y EMDR y que culminaron otorgando el premio al equipo liderado por el dr.Benedikt Amman en el Congreso EMDR que se celebró en Milán en 2015. Cabe decir que este equipo sigue con su línea de investigación así que es importante tener en mente su próxima intervención en el congreso deBarcelona -info-.



La siguiente en intervenir fue Isabel Coch quién hablando de EMDR y Fertilidad ofreció un avance del workshop que dará el 1 de julio en el congreso de Barcelona -info-. Finalmente Sandra Nogués nos regaló una interesante y refrescante ponencia en relación a la aplicación de EMDR en alto rendimiento; un campo que sin lugar a dudas seguirá in crescendo.



Cuando se celebran actos de este estilo vemos la gran importancia que tiene tanto la formación como el intercambio entre nosotros, los profesionales. Así las cosas, las sinergias de los GT Grupos de Trabajo se enlazan y potencian con reuniones, encuentros, mesas redondas, conferencias, congresos dónde nos dedicamos a formarnos para seguir ejerciendo en aquello que tanto amamos. 



¡Os esperamos en la 18th EMDR Europe Conference.!


1.08.2017

LA RESONANCIA DEL VÍNCULO.

Aristóteles estaba en lo cierto cuando afirmaba que el hombre es por naturaleza un animal social ya que, una vez nacido para seguir con vida necesita apoyo y cuidado por parte de otras personas. Sin embargo, hoy día sabemos que su máxima puede sabernos a poco puesto que para realizarnos como seres humanos completos no nos basta con subsistir, necesitamos vincularnos, sentirnos contenidos y, a poder ser, queridos, muy amados.

Durante nuestra gestación este proceso de vinculación se efectúa de forma inconsciente por parte del feto y a lo largo de nuestros primeros tiempos vamos tomando consciencia progresivamente de ese lazo y conforme  van madurando nuestras estructuras cerebrales lo sentimos, lo absorbemos, lo integramos, lo reconocemos, lo buscamos, lo necesitamos.




Las criaturas sin vínculo se hallan perdidas, confusas en tierra de nadie, como si anduvieran dentro de un sueño.




A modo metafórico podríamos decir que el recién nacido tiene en su interior una esponja cerebral que en sus inicio no se halla expandida con todo su potencial y/o esplendor sino que aparece inicialmente desprogramada o deshidratada y será a partir de la adecuada conexión vincular con la figura de apego cuando podrá ir absorbiendo ese amor que le permitirá nutrirse, desarrollarse y sentirse contenido, acompañado, querido...


El bebé sin vínculo es un ser al que la vida le usurpó ese adulto o eje de referencia y al no poder contactarlo se confundió, y ese alejamiento o distancia emocional para con la figura de apego repercute sobre él ya que no le permite el centramiento o encajarse consigo mismo. No sabe cómo hacerlo a no ser que alguien se lo muestre, se lo enseñe o le dedique una mirada de conexión física y acompañada, a poder ser, de conexión amorosa, compasiva.

La criatura sin vínculo es como el sediento que busca agua en el desierto y termina por quedarse cerca del cactus que pincha pero que de alguna manera puede hidratarle, a la vez que teme salir de ese perímetro que aparenta ser de seguridad pero que, en el fondo, es limitante y reduccionista. Sin embargo, el desconocimiento del terreno y el miedo a perder lo poco que tiene no le permite explorar ya que, al ser tan joven, carece de recursos.




Y es que cuando nos vinculamos, para bien o no, algo se esculpe dentro de nuestro ser.

Quién nos da la vida y nos alimenta por lo general acaba alabando o reprobando nuestros actos. Así pues, nuestros primeros pasos, andanzas, reacciones y demás son perfilados, realzados de forma consciente o no por el artífice de turno que modela nuestros esquemas mentales al estilo del artesano que repuja cuero.

Alguien podría apuntar que en el hecho de vincularse, de apegarse, la psique del menor acaba actuando a modo de caja de resonancia que lo cincela a partir de los parámetros emitidos por esa madre, ese padre o quién tenga la función de figura de apego.

Así las cosas, a simple vista, parecería que lo peor que puede sucederle a un menor es no contar con esos padres que lo concibieron pero eso no es del todo cierto ya que si las circunstancias de la vida le facilitan una familia de adopción o de referencia  equilibrada y madura podrá tener la posibilidad de sanar aquello que, en un principio, pareció marchitarse. Así pues cuando el bebé tiene a su vera a esa madre y ese padre  será de vital importancia valorar la calidad de apego que partirá del estado de equilibrio emocional del adulto en cuestión.

De ahí nos surge una profunda reflexión que nos lleva a interrogarnos en relación a la calidad del vínculo que ofrecemos a nuestros hijos...
*¿Juegas con tus hijos? ¿Compartes tiempo con ellos? Recuerda que no les basta con tu presencia física... Los niños necesitan el contacto físico, las miradas de ternura, complicidad...el afecto.
*Sincérate contigo mism@. ¿Tienes cuestiones emocionales pendientes de resolver? Analiza tu estado emocional y haz una valoración de cómo podría afectar a tu prole. Si no sabes cómo desenvolverte en este tema acude a alguna asociación profesional de psicólogos con garantía para que te orienten en este importante tema. 


“Di a aquellos que amas que realmente los amas y en todas las oportunidades y recuerda siempre que la vida no se mide por la cantidad de aire que respiraste, sino por los momentos que tu corazón palpitó fuerte: de tanto reír, de sorpresa, de éxtasis, de felicidad, sobre todo de querer sin medida” Pablo Picasso

Maternidad- P.R.Picasso



10.01.2016

Attachment and Trauma Congress


El pasado mes de septiembre, gracias a la convocatoria que efectuó el Istituto de Scienze Cognitive se celebró en Roma el 2016-Congress Attachment and Trauma; Relationships and Compassion.

Todos los presentes nos reunimos con la mirada puesta en la importancia del apego, de esa primera relación establecida con el ser que nos vinculó con la vida o, en su defecto, con las figuras que han efectuado esa importante función. Y es que a partir de esa primera vivencia, de esa primera historia de amor del bebé para con su madre se genera algo así como una matriz a partir de la que se fundamentará gran parte del ángulo de visión del mundo.

¿Y qué sucede cuando ese apego está dañado? Ante este tipo de situaciones nos podemos encontrar pisando el terreno del trauma y comprometiendo la evolución cognitiva i emocional del menor.



Las primeras aportaciones del congreso llegaron de la mano de los neurocientíficos Allan Schore y Stephen Porges.

Stephen Porges

Stephen Porges ("The Polyvagal Theory") resaltó los beneficios cerebrales que se derivan del juego y de las interacciones sociales. Así pues Porges subrayó una vez más como la conectividad debería contemplarse como un imperativo biológico y desgranó las consecuencias del trauma, abuso y estrés crónico a través de la teoría polivagal; una teoría que cualquier interesado en la interacción cerebro/cuerpo no debería perderse.


Entrando en el área de la Teoría de la Regulación, Allan Schore ("Neurobiology Essentials for Clinicians: What Every Therapist Needs to Know")nos ofreció una excelente ponencia acerca de los efectos cerebrales del amor maternal y se centró en la importancia del rol del hemisferio derecho a lo largo de la vida.
Allan Schore, Stephen Porges

La excelencia y la cordialidad  se respiró por parte de Vittorio Gallese, Allan Schore y Stephen Porges en la mesa redonda "Love, Relationships and the Brain: trauma and its consequences" moderada por Alessandro Carmelita. 



Quizás la palabra que más resonó a lo lago de esos días fue la compasión. Ni que decir tiene que es un placer poder integrar dentro del área clínica ese valor tan importante que supone la compasión para poder sanar el ser humano y por ende, el mundo.

Recordemos que el anhelo compasivo no debería entenderse desde la visión católica de compasión como sinónimo de pena si no que cuando hablamos de compasión nos estamos refiriendo a un valor que se acerca más a la posición de oriente, muy en sintonía con la conceptualización que la filosofía budista efectúa de la compasión entendiéndola como el deseo - el sentir y el obrar- de liberar a los seres de sufrimiento.

Ese sentir terapéutico tan comprometido y especial que nos lleva, afortunadamente,  lejos de la aséptica y aislante bata blanca para acercarnos al paciente con proximidad y humanidad.
Y es que esa compasión que se respiraba en el ambiente del Teatro Brancaccio de Roma nos augura el nuevo paradigma, ese nuevo enfoque terapéutico que, entre todos, estamos creando y en el que estamos, a la vez, penetrando.

Daniel Siegel


Las intervenciones del Dr. Jon Kabat-Zinn ("El poder de la atención", "Padres concientes, hijos felices"...) y del Dr.Daniel Siegel ("El cerebro del niño", "La mente en desarrollo"..) fueron seguidas por más de mil terapeutas quienes pudieron practicar dos sesiones de mindfulness anclando en los universales principios del aquí y del ahora.
Daniel Siegel


Una tercera figura que también se centró en la relación entre el cuidar a los demás -caring- y la compasión fue Paul Gilbert ("Terapia centrada en la compasión")
Paul Gilbert


Realmente es un placer poder ver como se armonizan distintas corrientes de pensamiento y como parte del estamento médico ha recogido buena parte de la amorosa siembra efectuada por maestros budistas. Y avanzando todavía más, además de integrar esos principios en sus esquemas, el interés va mucho más allá ya que les lleva a efectuar investigaciones tratando de entender qué sucede en nuestro cerebro cuando se sufre trauma y también cómo reacciona éste cuando nos hallamos inmersos en la compasión.



8.27.2016

MATERNIDAD A MODO DE PARCHE

El milagro de la maternidad implica a dos seres vinculados de por vida con tal intensidad que se les considera como una mágica parte esencial de algo; integrantes de un todo que no es poco, de la llamada díada materno-filial.

Con el paso del tiempo, el concepto maternidad ha ido evolucionando y de unas culturas como la griega y la romana en las que aunque lo tenían presente, al parecer, se carecía de vocablo que definiera ese constructo, se transitó a épocas como la baja Edad Media en la que se le daba valor por el mero hecho de traer hijos al mundo para de esta forma poder regular el equilibrio demográfico que se tambaleaba debido a la gran mortalidad existente.
Más cercano a nuestros días, el pensamiento de Rousseau supuso un considerable hito ya que priorizó la relación emocional entre madre e hij@s, sin embargo el papel educativo quedaba en manos del sector masculino.

Un gran cambio de mentalidad se generó a partir de las investigaciones del etólogo Konrad Lorenz y de los estudios efectuados por los psicólogos John Bowlby  y Mary Ainsworth quienes analizaron la importancia del apego y que nos informaron y a la vez alertaron en relación a la causalidad existente entre el tipo de apego que tiene la madre y la trascendencia que este tendrá en la relación de apego de su descendencia.

Así las cosas, hoy día sabemos la gran importancia que tiene la estabilidad de la mujer en el proceso del maternaje; y es que esta significación va mucho más allá del hecho de parir un hijo. Ese equilibrio óptimo al que aspiramos los clínicos que trabajamos en esta área, aspira a una homeostasis cognitico-emocional materna que redunde en equilibrio para poder concebir ese hijo, para favorecer su implantación endometrial, para sacar adelante una amorosa y serena gestación, para abordar el proceso del parto de una forma integradora para ambos miembros de la díada, para...

En algunos casos, esa mujer que desea ser madre presenta problemáticas emocionales encubiertas, a veces olvidadas, otras veces sublimadas o quizás relativizadas que le permiten funcionar en su día a día pero que, una vez trasladadas al área maternal suponen carencias, bloqueos y afectan, por supuesto que afectan.

Y ¿en qué momento, la maternidad puede funcionar cómo un parche?. Uno de las situaciones más flagrantes se da cuando esa mujer presenta un problema de soledad irresuelto. Los clínicos del trauma sabemos que probablemente debería profundizarse en la relación de apego que esa aspirante a mamá tuvo cuando era niña. ¡Atención!, no nos sirve charlar sobre el tema o efectuar horas de terapia hablando y hablando. Sabemos que habrá que abordar y procesar terapéuticamente ese problema con un enfoque psicológico como EMDR, validado -a poder ser, por la O.M.S.- y que nos permita alcanzar la zona emocionalmente purulenta conectada con ese trauma relacional que dormitaba en función de stand-by.

Si un problema con este cariz no se afronta, la tarea pendiente puede seguir contaminando. Así las cosas, podemos encontrarnos con madres movidas a control remoto por el mecanismo de la soledad que la conducirá a apegarse con tal intensidad y asiduidad a los hijos que éstos no podrán experimentar su individuación de forma óptima. Otra zona de conflicto puede llegar a ser el ámbito de la pareja, buscando ella el embarazo por necesidad propia sin tener en consideración los parámetros familiares -económicos, laborales...- y cuando el hijo o la hija ya esté en edad escolarizable, ella puede querer embarazarse de nuevo, y suma y sigue.


Cuando se usa la maternidad como parche, se tapa un roto y en una rotura existe algo así como un vacío. Los hijos, bajo ningún concepto deberían servir de relleno.

6.18.2016

LA TERAPIA COMPASIVA


En la terapia, como en la vida, resulta básico el punto de referencia que usamos para navegar por el mundo. 
Sabemos que nuestra personal perspectiva vital se presenta coloreada con matices próximos a las  tonalidades  de nuestras emociones y pensamientos predominantes y también nos consta que la mayoría de metacogniciones se gestaron a lo largo de nuestra más tierna infancia y, en el presente, siguen destilando encima de nosotros  como si de una gotera se tratara; gotas  intermitentes, rítmicas o humedades  que se nos infiltran en forma de creencias que, en contadas ocasiones, aparecen plenamente visibles aunque la mayoría de las veces , desde el subsuelo del inconsciente, nos  mueven casi a control remoto.

Cuando alguien se  adentra en un proceso terapéutico entiende que desde la visión del psicoterapeuta existen dos  bloques  sumamente importantes: la calidad relacional vincular con las figuras progenitoras y el volumen de experiencias adversas que nos han podido traumatizar. Recordemos brevemente que el trauma puede darse de forma súbita, potente y puntual pero que también puede desarrollarse  de una forma  gradual o constante, erosionadora y debilitante.

El caso es es que en relación a las experiencias que pueden habernos traumatizado 
resulta básica la actitud que tomamos  para poder afrontar  el problema que nos preocupa.

Considero muy importante llevar a cabo un tipo de terapia clínica con garantías, como es el caso del enfoque EMDR -aconsejado por la OMS para el abordaje de TEPT-. Al mismo tiempo esta trabajo terapéutico puede estar enfocado de forma compasiva. Hablamos  de un tipo de terapia con dos matices básicos y, a mi modo de ver, imprescindibles. Estamos hablando de la no-culpabilitzación y, como no, de la compasión. 

Partir de una posición no-culpabilizadora implica que el paciente comprenda que aquello  que le pasó, y que le impide vivir serenamente , pertenece a una cadena de dolor transgeneracional que no se sanó. La mayoría de las veces, los antepasados  no  afrontaron sus propios problemas por diversos motivos: desinformación, incapacidades diversas  (económicas, patològicas...). Tampoco deberíamos olvidar que no-culpabilizar y desculpabilizar no son, para nada, lo mismo.El caso es que cuando alguien comprende que culpabilizar está de más, ya que no le lleva a ningún lugar sino que lo atrapa en el resentimiento y quizás también en el odio, se libera de una considerable carga abriendo en el mismo instante una vía terapéutica que le permite pasar a efectuar el abordaje y el procesamiento del dolor enquistado, del  trauma.

El siguiente aspecto que comporta este estilo terapéutico armonizador es la compasión y esta podría leerse como el deseo de liberar a los demás del sufrimiento .

Este enfoque compasivo nos ayuda a comprender que si nos sanamos emocionalmente hablando, al mismo tiempo contribuimos a la sanación del entorno -hijos, pareja, familia, amigos...  - y esta contribución implica que el interesado puede ir dejando de verse como partícipe de la contaminación transgeneracional cognitivo-emocional y, a la vez, se responsabiliza de su bienestar y de la calidad relacional a través de la que se vincula con las personas de su entorno.


El caso es que tanto si seguimos un proceso terapéutico  como si no lo efectuamos, la perspectiva de la compasión y no-culpabilización nos puede  ayudar a reequilibrar ese punto de referencia que usamos para enfocar nuestro vivir. ¿Lo  reajustamos?